Templos Jubilares

La Catedral de Valencia

La Santa Iglesia Catedral es la sede del Arzobispo de Valencia e iglesia madre de la Archidiócesis Valentina. Dedicada solemnemente la antigua mezquita el 9 de octubre de 1238, tras la conquista de la ciudad por las fuerzas del rey Jaume I, en 1262 comenzó la construcción del edificio actual. Tras las diversas reformas, la última ya en el siglo XX, la Seo conserva en su interior un rico patrimonio espiritual y artístico. El 18 de marzo de 1437 el rey Alfonso el Magnánimo hace entrega a la Catedral de la insigne reliquia del Cáliz de la Cena del Señor que se conserva en la antigua Aula Capitular.

La visita jubilar a la Capilla del Santo Cáliz puede realizarse durante el horario de apertura de la Catedral.

Horarios

Apertura de la Catedral: Lunes a domingo: 8:00-20:30 horas.

Visita cultural: Lunes a sábado: 10:30-17:30 horas.

Para más información: www.catedraldevalencia.es

Alboraya – Parroquia Asunción de Ntra. Sra.

Miracle dels peixets (Milagro de los peces)

El milagro fue un acontecimiento religioso que, según la tradición, tuvo lugar en julio de 1348 entre los actuales municipios de Alboraya y Almàssera (Valencia). El milagro se conmemora con una romería el lunes de Pentecostés a la ermita erigida en recuerdo de tal suceso.

Según la leyenda, un converso llamado Hassam-Arda, que estaba gravemente herido, llamó al cura de Alboraya (ya que Almàssera pertenecía entonces eclesiásticamente a esa localidad) para recibir el Santo Viático. El parróco, al ir a cruzar el Carraixet, que venía crecido por una fuerte lluvia, cayó al agua junto a su caballo, perdiendo la arqueta donde contenía las sagradas formas. El religioso decidió volver a Alboraya, y más tarde acudieron a él unos labradores diciendo que habían visto unas luces brillantes en el barranco, que resultaron ser dos peces con las formas en la boca. Así pues, el párroco recogió dichas formas con un cáliz, que se conserva en Alboraya, mientras que la arqueta está custodiada en Almàssera.

El día 24 de mayo (Lunes siguiente de Pentecostés), se celebrará la fiesta en la Ermita del milagro que será Templo Jubilar ese día.


Contacto

Parroquia Asunción de Nuestra Señora
C/ Abadía, 2
46120 Alboraya
Tel. 961856382

Alcoi – Monasterio del santo Sepulcro

Jesuset del Milacre (Niño Jesús del Milagro)

El 29 de enero de 1568, un habitante de Alcoi, llamado Juan Prats, encontrándose necesitado robó de una iglesia parroquial muchos objetos sagrados. Entre los objetos, estaba un rico cofre de plata que contenía tres Hostias consagradas. Juan Prats consumó rápidamente las tres Partículas y escondió el cofre bajo algunos leños de su establo. Al día siguiente, don Antonio, el párroco de la iglesia, se dio cuenta del robo sacrílego. Lleno de dolor, tocó las campanas para advertir al pueblo del robo. Poco después todo el pueblo de Alcoy estaba en la iglesia para orar.

La búsqueda se inició inmediatamente pero no tuvo éxito. Cerca a la casa de Juan Prats vivía una viuda muy piadosa llamada María Miralles que tenía en su casa una estatua del Niño Jesús. Profundamente turbada por la profanación, comenzó a rezarle intensamente, suplicando que las Hostias sean encontradas. Habían pasado pocas horas desde aquella ferviente oración, cuando María vio que la pequeña mano de la estatua de Jesús se movía y apuntaba el dedo hacia la casa de su vecino, Juan Prats. La mujer, sospechando, advirtió a las autoridades civiles lo que había sucedido. En ese mismo momento, el párroco ya se había dirigido, empujado por una fuerza misteriosa, hacia el jardín de Juan Prats. Entró en el establo, alzó los troncos y descubrió el cofre con las tres Hostias dentro. Juan Prats se arrepintió profundamente y confesó el robo ante la sorpresa de la presencia de las Hostias. No entendía cómo así las tres Hostias estaban presentes siendo que él mismo las había consumado.

Los documentos relativos al Prodigio y a la estatua del Niño Jesús están conservados aún hoy en el monasterio del Santo Sepulcro de Alcoi.

La fiesta se celebra el 31 de enero, con Misa a las 9 horas en el Monasterio y a las 12 horas en la Parroquia de santa María. En ambos lugares podrán ganarse ese día las gracias del Año Jubilar.


Contacto

Monasterio del Santo Sepulcro
C/ Santo Tomás, 6
03801 Alcoi
Tel. 965543147

Silla – Parroquia de Ntra. Sra. de los Ángeles

El taronxeret

El 25 de marzo de 1907, fiesta de la Anunciación, el párroco de la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles en Silla, el Padre Fernando Gómez, estaba celebrando la Misa. Cuando abrió el tabernáculo para extraer la píxide de plata con las Hostias vio que habían desaparecido. Las Sagradas Partículas fueron halladas dos días después, bajo una piedra de un pequeño huerto en las afueras de la ciudad. El párroco organizó, entonces, una procesión solemne para devolverlas a la iglesia.

En 1934, ante la constatación que las Hostias permanecían “en el mismo estado en el que fueron halladas bajo la piedra, manteniendo inalteradas sus condiciones originales”, el Arzobispo de Valencia inició un proceso que concluyó con la declaración del Prodigio gracias a la conservación milagrosa.

Las formas se conservan en un relicario con forma de naranjo llamado popularmente “el taronxeret”.

La fiesta se celebra el 20 de marzo, con Misa a las 19:30 horas y el domingo 21 de marzo, con Misa a las 12 horas en el templo parroquial que será Templo Jubilar durante esos dos días.


Contacto

Parroquia de Ntra. Sra. de los Ángeles
Pl. del Poble de Silla, 2
46460 Silla
Tel. 961201538

Llutxent – Parroquia de la Asunción de Ntra. Sra.

Milagro de los Corporales

En 1239 las tropas se aliaron para reconquistar el castillo de Chio Luchente, que era en poder de los moros. El capellán, padre Mateo Martínez, de Daroca, celebró antes de la batalla la Santa Misa. En ella, consagró seis Hostias destinadas a los seis capitanes que guiaban las tropas: don Jiménez Pérez, don Fernando Sánchez, don Pedro, don Raimundo, don Guillermo y don Simón Carroz. Pero un ataque sorpresa del enemigo obligó al capellán suspender la Misa. Envolvió en el Corporal las seis Partículas consagradas y las escondió bajo una piedra. Habiéndose retirado las tropas enemigas, los comandantes pidieron al sacerdote la Comunión para dar gracias a Dios por la victoria obtenida. El padre Mateo fue al lugar del escondite para recuperar las Hostias y encontró que estaban bañadas en Sangre. Los comandantes interpretaron este Prodigio como un gran signo de predilección por parte de Dios y de buenos augurios. Luego de comulgar, colocaron el Corporal manchado de Sangre en la punta de una lanza a modo de estandarte. Así se dirigieron a la batalla contra los moros con este estandarte y reconquistaron el castillo de Chio, obteniendo una estrepitosa victoria. El mérito de este triunfo fue atribuido al Milagro Eucarístico. Los seis comandantes provenían de diversas regiones de la España y cada uno sostenía que el corporal debía ser llevado a la propia ciudad. En medio de una acalorada discusión, la ciudad de Daroca fue elegida por tres veces para custodiar el Milagro. Finalmente, se llegó a un acuerdo. Una mula llevaría en el lomo el Corporal, vagaría libremente y en la ciudad donde ella se detuviera, el santo corporal permanecería allí mismo porque esa era la voluntad divina. La mula vagó por 12 días, recorriendo alrededor de 200 millas, hasta que, extenuada, se detuvo delante de la iglesia de San Marco, en Daroca. Poco después, se construyó una iglesia dedicada a Santa María, donde hasta hoy es posible venerar el corporal manchado de Sangre que está depositado en un riquísimo relicario.

Unos cien años después de ocurrir el milagro, en 1335, Maria de Vidaure, esposa del III Señor de Llutxent, quería conocer el lugar exacto en el que ocurrió el milagro ya que hasta ese momento se desconocía. Durante un tiempo interpeló a Dios para que le mostrase donde había sucedido el milagro, y este, mediante señales luminosas en forma de cruz señalo dos lugares: la piedra sobre la que el cura había oficiado la misa y el lugar donde se habían escondido las formas y el Corporal. María de Vidaure mandó construir una ermita en el primer lugar y una cruz en el segunda. Con el paso de los años el primer lugar acabaría siendo ocupado por el Convento del Corpus Christi y en el siglo XVIII se construiría la ermita de la Virgen de la Consolación cerca de la cruz de piedra, pasando a conocerse ese lugar como el “Mont Sant” (Monte Santo).

La fiesta se celebra el 24 de febrero, con Misa a las 12 horas en el Convento, que durante esa jornada será Templo Jubilar.


Contacto

Parroquia de la Asunción de Ntra. Sra
Pl. Major, 1
46838 Llutxent
Tel. 962294032

Almàssera – Parroquia del Santísimo Sacramento

Miracle dels peixets (Milagro de los peces)

El milagro fue un acontecimiento religioso que, según la tradición, tuvo lugar en julio de 1348 entre los actuales municipios de Alboraya y Almàssera (Valencia). El milagro se conmemora con una romería el lunes de Pentecostés a la ermita erigida en recuerdo de tal suceso.

Según la leyenda, un converso llamado Hassam-Arda, que estaba gravemente herido, llamó al cura de Alboraya (ya que Almàssera pertenecía entonces eclesiásticamente a esa localidad) para recibir el Santo Viático. El parróco, al ir a cruzar el Carraixet, que venía crecido por una fuerte lluvia, cayó al agua junto a su caballo, perdiendo la arqueta donde contenía las sagradas formas. El religioso decidió volver a Alboraya, y más tarde acudieron a él unos labradores diciendo que habían visto unas luces brillantes en el barranco, que resultaron ser dos peces con las formas en la boca. Así pues, el párroco recogió dichas formas con un cáliz, que se conserva en Alboraya, mientras que la arqueta está custodiada en Almàssera.

El día 6 de junio (Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo), se celebrará la fiesta en la Iglesia Parroquial que será Templo Jubilar ese día.


Contacto

Parroquia del Santísimo Sacramento
C/ Vicente Lladró, 8
46132 Almàssera
Tel. 961853241

Moncada – Parroquia de san Jaime, Apóstol

Milagro de la venerable Inés

Durante el periodo de incertidumbre que supuso para la iglesia el cisma de occidente, un sacerdote de Moncada llamado Mosén Jaime Carrós, vivía atormentado no sabiendo si su ordenación sacerdotal era realmente válida ya que había sido consagrado por un Obispo ordenado por Clemente VII.

El día de Navidad del año 1392, acudieron a misa de la Aurora, una mujer de la nobleza llamada Ángela Alpicat, junto con su hija de cinco años, Inés. Una vez concluida la Misa, la niña se negaba a salir de la iglesia diciéndole a la madre que quería quedarse para jugar con el niño maravilloso que el párroco había tenido entre sus manos durante la consagración.

Los dos días siguientes, la señora Ángela participó nuevamente en la Santa Misa, y cuando el sacerdote elevó la Sagrada Forma, la niña vio nuevamente al niño entre las manos del sacerdote.

La señora Ángela se acercó al sacerdote y le narró las visiones de la niña. Él comenzó a interrogarla y la niña respondía a todas las preguntas sin ninguna dificultad.

Entonces, el sacerdote tomó dos formas pero consagró una sola. Con la consagrada en la mano preguntó a la niña qué cosa veía. Ella respondió: “veo al Niño Jesús”. Luego, elevó la no consagrada y le hizo la misma pregunta. Inés respondió: “veo un pequeño disco blanco”.

Confirmado en sus dudas, el sacerdote no lograba hablar por la conmoción y la alegría. Si bien el Obispo que ordenó al párroco había sido consagrado por Clemente VII. Dios permanecía fiel a la sucesión apostólica, determinada por la imposición de las manos.

La fiesta se celebrará el 27 de diciembre, con celebraciones de la Eucaristía desde las 9 hasta las 19:30 horas. Durante todo el día la iglesia parroquial será Templo Jubilar.


Contacto

Parroquia de san Jaime Apóstol
C/ Mayor, 48
46113 Moncada
Tel. 961391921